GRADUACIÓN ED. INFANTIL 15-16

13 de June del 2016

Buenas tardes a todos.


Nos reunimos aquí, para celebrar la graduación de nuestros hijos. Una nueva etapa les espera. Un nuevo paso en el largo camino de la vida, un camino que comenzó hace 3 años, cuando aún eran casi unos bebes y vosotros, los profesores, los recibisteis y os hicisteis cargo de ellos, fuisteis los primeros guías en ese camino que a partir del año que viene, tutorarán otros.

Este escrito es para expresaros nuestro más sincero agradecimiento.
Gracias a todos los profesores, que durante estos tres años habéis cuidado de ellos y os habéis preocupado como si fueran vuestros propios hijos. Seria tremendamente injusto dejarme a nadie por nombrar, así que solo nombraré a las tutoras, Ana y Raquel, como cabezas de este fenomenal equipo.

En estos tres años, habéis sido parte de nuestra familia, de las conversaciones con nuestros hijos, habéis estado presentes en nuestras comidas, en nuestras cenas, de camino al cole, a la hora del baño, no presencia física, pero si en la ilusión y la pasión con que nos contaban sus cosas e incluso habéis formado parte de ese bello momento de intimidad entre padres e hijos que supone el cuento antes de dormir.

"Mama, sabes lo que me ha dicho Berta ... "

"Sabes lo que hemos hecho hoy con Chimo ... "

"Papa hoy ha venido a vernos Noemí"
"Que si María Dolores, Que si Rafaela, Que si ... , Que si ...
Gracias a vosotros, ellos nos han enseñado que existe ese maravilloso país llamado Letrilandia, que el alfil avanza en diagonal, ahora sabemos que los dragones no son tan malos como pensábamos, que Orión tiene un cinturón y era un gran cazador, que los brujos pueden ser muy divertidos y hasta hemos mejorado nuestra pronunciación en inglés. Todo esto nos ha entusiasmat-do.

Vuestra profesionalidad y saber hacer han ayudado en el progreso tanto moral como personal de nuestros hijos. Habéis inculcado principios y valores que han ayudado en la evolución de su personalidad. Ahora son más maduros, más independientes, en definitiva mejores personas. Esta será vuestra contribución a la mejora de la futura sociedad.
Habéis visto crecer a nuestros hijos, sabéis más de ellos que nosotros mismos, os habéis preocupado, no únicamente si aprendían a contar, a leer o a escribir, sino también de si se comían el almuerzo, si estaban malitos y un largo etc. que haría de esto una sesión interminable.

Os confiamos nuestro bien más preciado y nos lo devolvéis con intereses.
No sabríamos como pagar todo esto, como decía el anuncio, no tiene precio.
Si en algo os compensa, pensad que ellos siempre tendrán un bello recuerdo vuestro y vosotros nuestra infinita gratitud.
Aunque el orgullo esté considerado como un pecado capital, hoy se os permite pecar, pecar de orgullo, el orgullo de un trabajo bien hecho.

Como decía Henry James Adams, escritor y crítico literario estadounidense del siglo XIX.
" ... un profesor trabaja para la eternidad, nadie puede decir dónde termina su influencia"


Gracias.