HASTA SIEMPRE ANA

19 de January del 2017

El domingo 15 de enero nos despertaba la tan desgarradora como inesperada noticia del fallecimiento de uno de los pilares de los que formamos la familia Consolación en nuestro colegio: Ana Ribes.

En estos momentos tan tristes, además de ofrecer nuestro apoyo a su familia, y en especial, a sus hijas, no podemos sino expresar el vacío que nos deja a todos su ausencia. Recordamos que su trayectoria profesional como docente en las áreas de Inglés y Alemán de Secundaria ha sido extraordinaria en todos los sentidos. Capaz de conectar desde el primer momento con los alumnos con cercanía y dulzura, creaba en cada clase con gran maestría las condiciones necesarias para transportar a los alumnos al mundo anglogermánico, con el fin de convertirlos en personas competentes y siempre animándolos a abrir nuevos horizontes.

Pero si en el plano académico su huella es imborrable, todavía lo es más en el terreno personal. Bella por dentro y por fuera, optimista, luchadora, valiente, ha hecho frente a las adversidades con entereza y alegría y, por encima de todo, con una fe inquebrantable en Dios que la ha acompañado hasta el final.

Ana ha sabido transmitir como nadie con su ejemplo el carisma de la Consolación: caridad, misericordia, acogida, generosidad, humanidad… siempre sin esperar nada a cambio, y por ello le estaremos eternamente agradecidos. A pesar del dolor que supone su pérdida, nos queda la esperanza de que se encuentra junto a Dios, en paz y que su labor continúa, esta vez, desde otro lugar.

Gracias, Ana, por regalarnos con tu presencia estos maravillosos años que has compartido con nosotros. Tu recuerdo vivirá siempre en nuestros corazones. We miss you, dear.