Educación emocional

Sentir es una compleja y profunda función necesaria para la vida. Las aulas son uno de los espacios más favorables para aprender cómo es nuestro sistema emocional, cómo gestionarlo, cómo conectar con los demás y cómo servir de ayuda.

Trabajar la inteligencia emocional mejora las competencias socio- emocionales,  ayuda en el aprendizaje de regulación de las emociones y genera estrategias para enfrentarse a situaciones adversas de la vida. Al tiempo, que promueve algo imprescindible en la formación integral: el autoconocimiento, la autoestima, y habilidades de relación positiva entre iguales.

El profesorado se está formando con ElanVital, centro de investigación y pedagogía emocional, para implementar un programa de educación emocional en el colegio, esto es un proceso de intervención educativa explícita, programada y evaluada para la estimulación y desarrollo de las competencias emocionales al servicio del desarrollo integral.