Un 2020 para la posteridad

2020 ha sido un año que ha supuesto para todos un gran cambio en nuestro modo de vida y de percibir lo que nos rodea. Los alumnos han tenido que adaptarse a una nueva realidad que nunca hubieran imaginado. La vuelta a las aulas después de un largo periodo de confinamiento ha significado para ellos un contacto con la nueva normalidad y les ha permitido reflexionar sobre las experiencias vividas en este periodo.

En los primeros días de clase, en esa primera toma de contacto, los alumnos tuvieron la oportunidad de elaborar un portafolios del confinamiento, donde reflexionaron sobre sus sentimientos, experiencias, inquietudes, miedos, expectativas, en definitiva, el día a día de esos días que pasaron en casa. 

A modo de clausura de este tiempo tan atípico, pensamos que sería buena idea elaborar una cápsula del tiempo que contuviera algunos de esos portafolios, objetos, que como curso, representaran esas vivencias así como unas cartas que explican y resumen el sentido de este símbolo. 

Finalmente, el último día de clase ha sido el elegido para, en una sencilla ceremonia, enterrar estos testimonios, de forma que nuestras generaciones futuras tengan la visión cercana de unos adolescentes del siglo XXI que vivieron una pandemia que cambió sus vidas por completo. 

 

 

 

 

 

 

Visita la galería Completa